EL PADRE TAPIA

Artículos homenajeando al padre Tapia Garrido (don José Tapia Garrido) en la prensa de 1986

IDEAL. ALMERÍA/CULTURA. JUEVES, 30 DE OCTUBRE DE 1986

ORIGINAL PRENSA 1986 PEQ

Ángeles López Ruiz

Conocí al padre Tapia en esa edad en que comienzas a descubrir todo lo importante en la vida. Recuerdo cuando llegó a Berja y mi padre nos comentaba que era un sacerdote investigador de la Historia de Almería. Posiblemente, era la primera vez que conocí un investigador, y la verdad es que cuando él iba a casa con mi padre y los oía hablar de todas las fuentes de consulta para sacar datos de nuestro pasado, aguzaba los oídos, pues cuando ellos hablaban, era interesantísimo y motivador.

Por aquella época se publicaba «Vicisitudes históricas de Berja», de Enrique Villalobos y Juan González (mi padre), y ellos discutían e intercambiaban opiniones sobre la veracidad y fuentes de consulta de este monográfico. Después, el padre Tapia cita a mi padre en alguno de sus libros, agradeciéndole datos… y sus primeras obras, con dedicatoria explícita y cariñosa a mi padre, figuran en el patrimonio familiar.

Las acepciones de las palabras investigador-historiador iban cobrando significado en mi universo vocabular a medida que leía y conocía personalmente a don José Tapia Garrido.

Decidieron, para conocer las Alpujarras y Sierra Nevada en su contexto geográfico-humano, hacer un viaje, en julio de 1958, Gabriel Alcoba, mi padre y él.

Buscaron unos guías de Trevélez para subir al Mulhacén. Al dorso de las fotos que conservo existen notas curiosas, como «Blanco y Negro», «Cúspide del Mulhacén»: obsérvese el basamento de la imagen de la Virgen de las Nieves, la Cruz de piedra, y cómo uno de los excursionistas mira hacia el fondo del abismo existente detrás del pico». Mi padre, a su vuelta, comentaba cómo en Sierra Nevada, en Trevélez, en Válor, Jubiles, Mecina, etc., en medio de la ventisca, escuchando al padre Tapia y sus conocimientos profundos de épocas pasadas, habían vivido unos días inolvidables.

Si se quiere hacer un trabajo serio sobre Almería, necesariamente hemos de recurrir a sus obras. Cuántas veces he preparado desde el Colegio fichas, visitas, rutas a puntos de Almería para uso de los alumnos con el libro «Almería, piedra a piedra», dedicado a Juan, mi marido, y a mí de su puño y letra he encontrado en él, desde el rigor científico, la forma popular, el canto anecdótico, hace a la par ameno y serio.

Por razones de trabajo no he podido sumarme a su homenaje. Sean estas líneas la expresión de mi agradecimiento de cuanto de él aprendí, una manera de decirle: «Estoy contigo, padre Tapia. Me sumo a la lista de quienes te admiran».

Domingo Ortiz 2012

Domingo Ortiz Soler

HOMENAJE AL HISTORIADOR TAPIA

Despertar el interés por nuestra historia almeriense, en todos sus niveles, ha sido y es la tarea del padre Tapia. Y es una tarea gratísima el realizar esta breve introducción en agradecimiento a su labor investigadora. A este propósito, bueno será el empezar a destacar aquí -para estímulo de otros investigadores que comienzan ahora- lo que poseemos de riqueza arqueológica, histórica y etnográfica.

Nuestra provincia fue, durante milenios, una especie de estación obligatoria para los distintos pueblos de la antigüedad. Así pues, nuestra región es importante, y lo poco que conocemos ha sido gracias a investigadores almerienses de la talla de Góngora, Siret, Cuadrado y otros, entre los cuales destaca, con una faceta poco conocida aún, el padre Tapia. Si queremos conocer nuestro pasado más antiguo y próximo, este insigne cronista ha desarrollado una de las más selectas recopilaciones de las etapas más importantes de nuestra historia. Él ha sabido rescatar ese libro de Historia y sus documentos que estaba ahí, a la espera de que alguien se decidiera a escribirlo; y ha podido comprobar la contemplación de verse envuelto en nuestro pasado incógnito.

A veces, hemos pensado que sería necesario, en primer término, captar el ayer como fondo de nuestra historia y considerar nuestro pasado etnohistórico como lo más íntimo de todos y propio de nuestra riqueza cultural… Sólo cuando lleguemos a ese punto, podremos estar satisfechos, y darnos cuenta de que la desidia por la Historia puede delatar nuestra deficiente formación cultural…

Es obvio que la cultura, aunque lentamente, comienza a llegar a todos los medios, gracias a la labor divulgativa de la talla del padre Tapia…, un hombre íntegro, de desbordante comunicación y profundo conocedor de nuestra realidad cultural. No podemos dejar pasar la ocasión de agradecerle públicamente, y manifestarle -valga la insistencia- toda nuestra simpatía, por su incansable actividad y por el eco de sus trabajos.

No existe una biografía del padre Tapia que cabría escribir ahora; en ella quedaría subrayado que su interés por la investigación histórica no se limita a la Historia en particular, sino que va manteniendo a lo largo de su trabajo otros temas de considerable interés etnográfico: «canciones y juegos de los niños de Almería», «Almería, hombre a hombre», y su largo etcétera en preparación.

No a todas las regiones les cabe la dicha de ser arca y museo de tantos valores emotivos e históricos como encierra nuestra provincia, y el padre Tapia, como cronista oficial de Almería y académico correspondiente de la Real Academia de Historia, con su gran capacidad de síntesis, ha sabido magistralmente recopilarlos.

Al padre Tapia y demás personas investigadoras, deberíamos -aprovechando la ocasión- testimoniar nuestra admiración y nuestro agradecimiento por su labor histórica, ya que nos ha proporcionado el exacto conocimiento de nuestro pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.