MOROS Y CRISTIANOS DE VERA 2014. TEXTOS

Un grupo de veratenses se propuso no hace muchos meses volver a organizar la fiesta de moros y cristianos y retomar la que se celebraba en el siglo XVI en este mismo Municipio, tal y como algunos historiadores han dado a conocer basándose en documentos de la época. Se pretende rememorar agradecidos y con naturalidad, promoviendo la convivencia, sin ánimo de revanchismo, con entereza y alegría, los acontecimientos vividos el 10 de junio de 1488. Es decir: la entrega de la Vera Vieja y, más tarde, de Granada, a las tropas cristianas. Una condición fundamental de lo que somos ahora. De cómo pensamos. De nuestra creencia o apostasía.

Los organizadores de dicho acto propusieron que fuera un servidor el que escribiera los textos explicativos sobre los acontecimientos ocurridos durante esos años. Serían leídos en la Plaza Mayor de Vera durante la fiesta del sábado día 7 de junio. Éste es el resultado de lo estudiado y escrito.

Somos conscientes de que los cuatro discursos no se leerán en su integridad el día de la representación, dada su extensión -se leen en un tiempo aproximado de 22 minutos, siendo lo ideal unos 10 minutos-. Se ha decidido por ello que sean publicados en este espacio. Esperamos disfruten de su lectura.

cidi yahya alnayar

1. DISCURSO DE CIDI YAHYA, ALCAIDE DE VERA

La paz con vosotros sea. Os habla el cristiano nuevo, Pedro de Granada Venegas, en otro tiempo llamado, Cidi Yahya Alnayar, almeriense de Marchena, señor y nieto de reyes, hijo de Abén Celín, alcalde y visorrey de Almería, además de alcaide de Vera; el hombre que la entregó, que urdió muy sutiles hilos, para evitar ya más viudas, hacer cesar los llantos, las guerras, la miseria, los raptos…, y dejar crecer las huertas, perdidas año tras año; recoger al fin los frutos, de tanto árbol talado…

En Lanjarón, aquí me hallo, mil quinientos, y seis años recordando, Al-Ándalus, nuestra tierra, creada por descontento, de aquellos viejos hispanos, béticos, judíos, romanos…; humildes, doblegados por los godos, aristócratas crueles, cristianos arrianos, norteños, pálidos y escasos; aceptaron sin batallas lo que el Profeta ofrecía: un dios joven, pan para ese día, un futuro poco incierto y el naciente imperio islámico.

Y después de Córdoba el poder, triunfo del califato, fronteras, tributos varios, cobrados de los cristianos, que aceptaban la poderosa, soberanía de su amo. Trescientos años duró, llegando presto las taifas, la vanidad entre hermanos, el enemigo que avanza, imponiéndonos, a poco, los tributos de las Parias, y llegando hasta Toledo… Y no tener más remedio, iniciando la busca en África, infantil, primitiva y caliente, a quien pudiera defendernos (almorávides y almohades), de los reinos que acercaban, la cruz de lejana Roma, el miedo y la cota de malla.

El inicio del final, mil doscientos, año doce, en Granada replegados, hermosa, fiel, indolente… Y fue en Tolosa, en las Navas, la derrota, Al-Uqab, presintiendo el mal augurio, de la unida cristiandad. Y saber que todo acaba, todo tiene su final, con condición de vasallos de aquella Castilla frugal, ruda como sus llanos, pero más paciente y tenaz.

De la Cora de Tudmir, Medina Bayra marinera, a ser tierra de nadie, nuestra Vera vieja hasta Lorca, desde Lorca al Almanzora, a poco se convirtió en dura tierra, frontera, de cabalgadas, rescates, cautivos “de buena guerra”, y de mala en tiempo de paz, llorando su taha entera, ahumadas, torres costeras, atalayas, y Huércal y Overa, punta de lanza de un reino, defensa de nuestra tierra, la fortaleza de Nieva, avisando a Granada de cuándo el infiel se acerca. Atajadores con cien ojos, casas fuerte, fortalezas, dialogando con los otros, en la Fuente de la Higuera, a pesar de que los jeques, se empeñaban en la guerra, contra sus propios hermanos, Boabdil y El Zagal, acaban con ocho siglos, mil cuatrocientos setenta.

Y diez años después, llegué yo a vuestra Vera, guardando mi secreto, mostrando mi alcaidía, fiel a Muley Hacén, a El Zagal, pactando con el rumí, Fernando y su buena reina, poco después de oír, sufrir cuando les decían: «Id a decir a vuestros, dos cristianos soberanos, que ya murieron los reyes, que pagaban los erarios, a los reyes trinitarios», ¡pobres!, entonces pensé, si a vuestros hijos lanzáis, a dar guerra perdida, contra esos galileos, y en batalla fratricida, se enzarzarán, ¡mala lid!, nuestros otrora hermanos. ¡Ay!, ¡ambicioso Boaddil! La muerte te espera en Fez; allí sellarán tus labios.

Y tal como ocurrió, años atrás, ochocientos, haciéndose moro el hispano, el muslim esperó al cristiano, harto de tanto fuego, y con grietas en las manos, de tanto rezar a Dios, para cerrar tanto espanto, para enterrar lo podrido, adelantar lo esperado. Y nosotros, nazaritas, jugando, haciendo teatro: el Rey Chico, Boabdil, ya pactando con Fernando, anhelando siempre un trono, que nunca tuvo ganado. Los nazarenos nos daban, grandes treguas por dos años; yo ante mi cuñado, que todo seguía igual (El Zagal), que seríamos mahometanos. Perdiese ya quien perdiese, yo siempre saldría ganando, y la gente de Granada, sin remedio bautizados.

La paz sea con vosotros. Siempre seremos hermanos.

Y siguiendo en este trance, vengan fantasmas a mí, para aclararos los lances, pasados o por venir, que nos hablen de la Tierra, que yo consentí en rendir, en buena hora o en mala. Juzgad entonces quién yerra, por el bien de sus gentes, el regalo de mercedes… y que tiren la primera piedra.

vera vieja

2. DISCURSO DE MARÍA GARCÍA. MORISCA

Larga vida tengáis, tranquila os la dé Dios, y yo me presento aquí, honrando a Nuestro Señor.

Vos sirve María García, antaño llamada Fátima, de Yalí Aben Yalí, morisca y buena cristiana. Mil quinientos y seis años, y ahora en Antas me hallo, de este Lugar soy vecina, de que fui hace treinta nacida, de una madre ya expulsada, de esa vieja Vera altiva. Y díganme, si no fue sueño, y si acaso fuera falso, que aquella abuela contaba, era Vera musulmana, tiempo ha ya algunos años.

En las noches me decían, si no estoy del todo errada, si aún puedo recordallo, que era de cielo claro, que crecía mucha cebada, y sus pastos abastecían, a muchas ovejas y cabras. Así era la Vera vieja, de alacranes y serpientes, donde no llueve casi nunca, la que siglo tras siglo, construimos mano con mano, la del castillo del Cerro, por la que tanto sudamos. Santo lo llamarán luego, en tanto la tierra tiemble, un nueve de noviembre, y se faga la del llano.

Su reato se inundaba, cuando Dios se lo mandaba, dando el lujoso tarquín, haciendo crecer moreras; parrales, higueras, palmas… Y vecinos muy industriosos; alfareros, arrieros, alarifes, mercaderes, que comerciaban con Murcia, por caminos do la suerte, podíante llevar a la muerte. Gente sencilla y valiente, por suerte pocos ilustres, que daban poco valor, a la vida de los sin nombre.

Plácida vida tuvieren, si no fuera porque Hacén, y de Granada lejanos reyes, enviasen oscuros hombres, para la a ella defender. Porque era también Vera, en tanto ciudad nodriza, lugar de paso hacia Huércal, que fortaleza y cárcel tenía (nuestro cadí los juzgaba, expiando la culpa tres años), de muchos bastimentos básicos, de la canalla asesina, ballesteros y lanceros, y siempre el deber de otear, la que vería más de un día, cómo se acercaban tropas, cabalgando desde Lorca, dañando con correrías, ésta nuestra hermosa ribera.

Y tenía ostentosa mezquita, con muchas columnas de mármol, vetado de blanco y negro, do rezaban los hermanos. Sus muros tenían dos puertas, un mesón hospitalario, de viento un par de molinos, y aljibes, que eran ya cuatro. Así, lo que echo a faltar, en este Antas arbolado, es el olor de la mar, ese azul que, decían, no hacía añorar la paz, ni encontrar ricos tesoros, ni ir a peregrinar…

Ansí todo terminó, cuando el noble Yuça Cordela, el Alcaide Cidi muy lejos, y El Zagal en Almería, presto a defendella, no sin antes comprobar, cómo de los 300, la mitad a Baza escapaban, entregase por fin Vera, a los que nos prometían, riqueza, paz y más calma. En ti esperanzas puestas, ¡Garci Laso de la Vega! No te fíes jamás del rumí, su cruz es la espada en la guerra.

Mas no duró mucho la suerte, pues fuimos expulsados, muy presto del alto fuerte, y puesto que habíasenos prohibido, habitar cerca del mar, no fuera que ayudásemos, al africano a cruzar, caminamos río arriba, a menos de media legua, no nos fuera a ocurrir, lo que al hebreo sefardí, tener que esconderse o partir, fingiendo como alma en pena. Con doce barracas de atocha, fundamos Antas la mora, trabajando para la Vera, espero que en buena hora.

Prometo a Vera volver, siendo esclava de un tal, Cervantes, de Haro o Soler, pues no deseo la libertad, si mis hijos se ven lejos, de éste su verdadero hogar. Acoja yo así en mi seno, semilla de galileo. Nuestra sangre será la vuestra, siempre nos tendréis muy adentro.

rodrigo ponce de león marqués de cádiz

3. [DISCURSO DEL MARQUÉS DE CÁDIZ]

Yo, don Rodrigo Ponce de León y Núñez, que soy

último marqués de Cádiz, marqués de Zahara,

estante en la Ciudad de Lorca, en junio, a día siete,

daré Vera a mi reina y a Cristo la Ciudad de Granada.

 

A la espera de partir, rezando, así el día nazca,

narrando voy mientras lo que a Vos compete,

de mis hechos, mis miserias, cosas de armas.

A cuatro años de aquí, me alcanzará la muerte.

 

Cuatrocientos ochenta, y ocho años, junio, pertrechado,

desde Sevilla requerido, dirijíme a esta tierra, con valor,

ochocientos peones y caballos, ricamente enjaezados,

alta y poderosa Señora, entregarán Vera y su alfoz.

 

Y aceptando sin violencias, por argucias, lo pactado:

Presentes están en Murcia, los Reyes Isabel y Fernando,

y habiendo prometido informar, siete cartas, mi deber,

preparan víveres, bastimentos y muchos hombres armados.

Mi lema de oro, largas letras: ESPERANZA, EN LA FE.

 

Dudosas fidelidades, me suman los descontentos,

oigan al fin mi verdad, aclárense aquí mis yerros:

en otro tiempo creí, evitar serle infiel luchando,

respetándolo hasta el fin, defendiendo a Enrique IV.

Luché, aposté y perdí. Rectificar es de sabios:

ayer pleitesía rendí, a mis buenos reyes santos.

 

Y sobre mi antiguo enemigo, aquel de Medinasidonia,

ahora ya somos hermanos; dejad de llamarme hipócrita.

Al fin quedó todo claro, mi vida salvó el Guzmán;

¡Aprende y perdona, Boabdil!; ya todo en ti es vanidad.

 

Sin crédito el Zagal, guerreando en ambos bandos:

dirá el cronista muslim, por mor de quitarnos mérito:

«fácil batalla fue; se entregó la ajarquía sin esfuerzo».

Mas, mañas fueron, cuatro siglos, hasta vencer en Toledo.

La peste nos abre el camino y a Almería acude el rey viejo.

¡Es ésta nuestra hora, El Zagal batalla muy lejos!

El Alcaide Cidi Yahya, a espaldas pactó con los nuestros.

El último será de Vera, por piedad entregó su reino.

Bautizado, en buena hora, lo guarde Dios en su seno.

 

Y si dijeren los siglos, venideros, quizá enfermos:

«es España un fantasma, su existencia ha sido un sueño;

injusto echar al infiel, arrancar de la tierra a su dueño»;

decid que un sólo objetivo, hoy puede más que el acero;

las armas nunca convencen. Granada es un fruto muerto.

 

Lengua y religión recobren, el germen de nuestro imperio,

Hermanando las Españas, cultivando el duro suelo.

Que no nos rinda el esfuerzo; el olvido no nos pierda.

Que quizá Dios nos le dé, más allá de allende la tierra.

 

Y sabed que de sus campos, ciudad nodriza es esta Vera.

Caerán las demás, si se entrega, si pronto no las socorren.

Una clave entre dos reinos, un bastión en la frontera.

¡Concedan así su pendón!: una llave entre dos torres.

 

Ya amanecido es, dos mil lanzas, cuatromil peones.

Hoy partimos de Lorca, ya las tropas nos esperan.

Caballeros, los más rezan, portando bellos blasones.

Esta noche llegaremos, a aquel Pozo de la Higuera.

 

Allí daremos pie en tierra, empero no haciendo noche,

no sea el diablo quiera, que antes de llegar nos hieran.

Dios nos entregue Vera, que ya vendrán otros dones.

¡Viva Nuestro Señor! ¡Dios guarde al rey y a la reina!

 fernando de aragón

 

4.ENTREGA DE VERA (NARRADO POR CIDI YAHYA , ARENGA DE PONCE DE LEÓN Y DISCURSO DE FERNANDO EL CATÓLICO)

[NARRACIÓN DE CIDI YAHYA]

¡Prestad atención hermanos! Soy Yahya Alnayar de nuevo,

oigan los despistados: el último Alcaide de Vera,

vuestro más humilde siervo, que entrególa estando lejos,

ofreciéndoos la paz. Pedro Granada Venegas.

 

El que os pretende narrar, lo ocurrido en esos tiempos,

lo que hicieron los cristianos, en cruzando la frontera,

desde el día nueve de junio, hasta la entrega del cerro,

allí donde los dejamos: en la Fuente de la Higuera.

 

Y diz que llegó a Vera, el marqués Ponce de León,

a las seis de la mañana, corriendo el nueve de junio,

y dirigiéndose a sus hombres, alardeando arengó.

Ignorando sus palabras, presumimos questo dijo:

 

[ARENGA DE PONCE DE LEÓN]:

Es esta la hora, soldados valientes,

de morir o ganar, la eterna fama,

la más dulce miel que para siempre,

probarán de nosotros las Españas.

 

Escupid el miedo entre los dientes,

ruin veneno es con quien se ensaña.

Sabed lo que esperan los creyentes

de vosotros: que les deis Granada.

 

Hijos, confiad, no temáis el partir.

Juzgará Nuestro Padre mañana.

Y sabed que al que no ha de morir

hoy, ya nunca le hieren las lanzas.

 

Y si es vuestro temor padecer y sufrir,

mirad cómo Cristo muestra sus llagas.

Murió por nosotros, rezad, sonreíd:

que a todos Jesús perdonó las faltas.

 

Por Aragón y por Castilla

¡Viva el Rey! (repiten las tropas cristianas: ¡Viva el Rey!)

¡Viva la Reina! (repiten la tropas)

Vivan los pueblos de España (¡viva!, gritan las tropas)

 

[SIGUE NARRANDO CIDI YAHYA]:

Acabado que hubo, de inflamar los corazones,

presto mandó llamar, al Alcaide y a sus nobles.

Yuça Cordela acudió, demostrando gran templanza,

ausente Yahya Alnayar, como jefe de la plaza.

 

Valiente trató con ellos, nadie defendía su espalda;

la más de su gente huida, fue a refugiarse en Baza,

avisados días antes, de las tropas que llegaban.

Dudaba la otra mitad, si entregaban sus espadas.

 

Y será en esta ciudad, en Baza donde se venguen,

teniendo al Zagal enfrente, de algunas tropas cristianas.

De aquí a un mes será, llorará Montesa su muerte:

matarán al infante Felipe, de Aragón y de Navarra.

 

Y negociaron por extenso, casi toda la jornada.

Yuça Cordela trató, luchó y defendió a su gente.

A todos los principales, regalar muchas mercedes,

y humo a los sin nombre, a la sufrida gente llana.

 

Y en acabándose el día, poco más se pudo hacer,

en el fuerte pleito había, entre la gente mansa y armada.

Entretenía Yuça al de Cádiz, y buenas nuevas, a saber:

«si Vera cae», el Raozí promete, «Cuevas lo hará mañana».

 

Yuça volvió al castillo, para evitar nuevos desmanes,

pronto baja de nuevo, teniendo la decisión tomada.

Cuatro rehenes cristianos, liberan los musulmanes.

Mañana la entregarán, que hoy ya es noche cerrada.

 

Fernando llegó a esta tierra, el martes siendo día diez,

de comer ya era hora presta y asentó allí sus reales.

El Real llamaréis mañana, a este fecundo paraje.

Cuatro mil caballeros descansan, sus ansias y su altivez.

 

Y llevaron a Yuça a besar, las manos de Su Alteza.

Lo imitaron a hora de vísperas, los más de la Vera Vieja.

De ella lo más granado, recelando, con cautela.

Les ordenó don Fernando, entregasen la fortaleza.

 

Y fue andando esa tarde, mostrando su gran pena

cuando entregaron las llaves, desta su querida tierra.

Demudados los rostros, cetrinos, venían a sus mientes

los largos años vividos, con todas sus buenas gentes.

 

Viendo abiertas sus puertas, algunos cristianos ascienden,

y dando gracias a Dios, toman posesión della.

Presuroso el buen Rey, a él encomendó el fuerte:

al mayordomo del duque de Alba. GarciLasso de la Vega.

 

Y ansí se hará todo el resto, dispuso la Providencia.

Y prestos consiguieron, también se entregase Cuevas.

Se manda a Juan Benavides, capitán de la frontera.

Mojácar será el día doce. Capituló la tierra de Vera.

 

Y en El Real recibe a todos: lugares del Almanzora,

Filabres, Los Vélez, Níjar; Huéscar, Orce y Galera.

Doce días acampados, aceptando se rindieran.

Es claro el juicio de Dios: jamás será tierra mora.

 

Viendo salir del castillo, a la gente musulmana,

les habló en buena hora, a todos los que allí había.

Después de mandar construir, foso y empalizada,

creemos que dijo así, antes de marchar a Almería:

 

[DISCURSO DE FERNANDO DE ARAGÓN]:

Mis nobles caballeros, soldados y homes buenos.

 

Deseamos para Nos, más allá la mirada alcance.

Los siglos por llegar, contarán la vera historia,

que bien me servísteis, en el ingrato y duro trance

de legar a nuestros hijos lo anhelado. La victoria.

 

Espero que mañana, los triunfos el tiempo guarde,

los buenos en Granada entren conmigo en la gloria.

Y aunque seguro será, que la muerte nos separe,

quiérolos a todos nombrar. Dios atienda y me oiga.

 

Aquí los adelantados, de Andalucía, Murcia y Castilla:

Enríquez, don Juan Chacón y Pero López de Padilla.

Alcaides, almirantes, de las cuatro órdenes maestres:

Santiago, Montesa, Alcántara; Calatrava, de Gandía,

y de Nájera, duque de Alba, de Toledo, de Alburquerque.

Buen Rodrigo, de Cabrera, de Villena. Los marqueses.

Muchos condes: Cabra, Ureña, Benavente, de Buendía,

de Ledesma, Monteagudo, de Castro y de Cifuentes.

Aquel de Trigento, Oropesa, de Concentaina y Oliva.

Señor de Castroquemado, Palma, arzobispo de Sevilla.

De Baza, de armas y letras, don Fernando de Ribera,

y el nombrado por mí su Alcalde: Garcilasso de la Vega.

 

Y a vosotros, nuevos súbditos, rodillas deis en la tierra

y rezad a vuestro Dios, sin temer las represalias.

Somos reyes bondadosos; la algarabía es vuestra lengua.

Justicia, bien común, paz, tal convivencia traiga.

 

Repartimiento haremos, a los que vengan a poblarla.

La Vera capitulada profundas raíces tenga.

Acudan colonos valientes, tengan su tierra y su agua.

Aquí termina el medievo: será tierra realenga.

 

[RODRIGO PONCE DE LEÓN. MARQUÉS DE CÁDIZ]:

¡Por Cristo! (el público: ¡por Cristo!)

¡Viva Aragón y Castilla! (el público: ¡viva!)

¡Viva el Rey y la Reina! (el público: ¡viva!)

 

 

Vera, 13-05-14

Manuel Caparrós Perales

Archivero Municipal de Vera

2 comentarios sobre “MOROS Y CRISTIANOS DE VERA 2014. TEXTOS”

  1. ¿PORQUE LOS MUSULMANES DE VERA, ENTREGARON A LOS REYES CATOLICOS LA CIBDAD, SIN DERRAMAMIENTO DE SANGRE?.

    OBEDIENCIA AL TODO. PERLA DEL ABISMO.
    El espíritu estaba desde el principio del tiempo.
    Y Él te dice y habla. Todo es suyo. Nada nuestro.
    Él todo lo dá, y Él, todo lo dispone.
    No luches, no hay camino.
    Solo el sendero marcado desde el principio de los tiempos.

    Pensamiento Sufí

    Como vengo haciendo hasta ahora, transcribo textos fundamentales para el entendimiento de nuestra Historia, espero sea de su agrado.

    En este caso, el texto es, la CRONICA DE LOS SEÑORES LOS REYES CATÓLICOS. DE DON FERNANDO Y DOÑA ISABEL DE CASTILLA Y DE ARAGON, ESCRITA POR SU CRONISTA HERNANDO DEL PULGAR. AÑO MDCCLXXX

    CAPITULO XCVIII

    DE LO QUE EL REY É LA REYNA ficiéron en la ciudad de Murcia.

    Estando pendientes las cosas que se habían platicado en las cortes de la cibdad de Valencia: porque se llegaba el tiempo del verano para continuar la conquista comenzada contra el Reyno de Granada, el Rey é la Reyna partiéron de aquella cibdad, é vinieron á la cibdad de Orihuela, donde concluyeron las cosas que fueron movidas en las cortes del Reyno de Valencia. En las quales constituyéron algunas leyes é ordenanzas para que pudiesen vivir bien é seguramente los de aquel reyno: é defendiéron so grandes penas las malas costumbres, que traian daño á la república. De las cuales ordenanzas é prohibiciones, todos los de aquel Reyno de Valencia fueron contentos, porque conociéron que les escusaban los gastos del dinero, é los peligros de las personas, que tenían continos en la prosecución de los bandos é parcialidades que seguían. Otrosí les quitaban la causa del pecar, pensando en las muertes é venganzas que se deseaban los unos á los otros. É todos los Caballeros é Prelados de las cibdades é villas de aquel Reyno de Valencia, visto la utilidad común y el bien que á todos se seguía, las obedeciéron é juráron solemnemente en aquella cibdad de Orihuela de las guardar. Después de fechas é con ellos el Príncipe é las Infantas sus fijas, y el Cardenal de España, é los otros caballeros é oficiales que andaban en su corte, partiéron de la cibdad de Orihuela, é vinieron para la cibdad de Murcia: porque por las partes de Lorca entendían este año facer guerra á las cibdades de Baza é Guadix, é Almería. E como fueron en aquella cibdad, el Rey é la Reyna mandáron llamar todas las gentes de armas é peones que el año pasado habían apercibido. É como la gente fue junta, el Rey partió de la cibdad de Murcia á cinco días andados del mes de Junio deste año, é fue á la cibdad de Lorca: é fueron con él el Duque de Alburquerque, y el Marques de Cáliz, y el Conde de Buendía, y el Conde de Ledesma, y el Conde de Monteagudo, é Don Diego de Cordova Conde de Cabra, y el Conde de San Estévan, é Don Enrique Enriquez su Mayordomo mayor, é Don Juan Chacon Adelantado de Murcia, é Pero Lopez de Padilla Adelantado de Castilla, é otros caballeros é capitanes fijos-dalgo de la casa del Rey é de la Reyna.
    É como el Rey llegó a la cibdad de Lorca, mando al Marques de Caliz é al Adelantado de Murcia, que fuesen con cierta gente en la delantera á poner real sobre la cibdad de Vera. É como el alcayde é los cabeceras de aquella cibdad sopiéron que el Rey venia á los cercar, salieron á fabla con el Adelantado, é dixéronles como estaban en servicio del Rey, é que viniendo él en persona, luego le entregarían aquella cibdad con sus fortalezas. Visto por aquellos capitanes el ofrescimiento fecho por los Moros, escribiéronlo al Rey, el cual fue con toda la hueste aquella cibdad, y el Alcayde é los Moros della salieron con las llaves, é se las entregaron. Y el Rey seguró sus personas é bienes para que se pudiesen ir á las partes de África, ó á las aldeas comarcanas á la cibdad, ó á otro qualquier lugar que quisiesen, según que lo dio á los de las otras villas é castillos de aquel reyno, que sin premia se le habían entregado. É puso por alcayde é gobernador de aquella cibdad á Garcilaso de la Vega su Maestrasala.
    Sabidos por algunas villas é fortalezas de las comarcas, como la cibdad de Vera se había entregado al Rey, luego vinieron ante él los Alfaquíes é Procuradores de las Cuevas, é de Huéscar, é Hueral, é de Sugena, é Alcorca, é Moxácar, é Bedar, é Serena, é Cabrera, é de Lubrer é Ulela, é Sorbas, é Teresa; é Locayna, é Torrillas, é de Hiynque, é Suebro, é Taraba, é de Belefique, de Níxar, é Huércar, é de Vélez el Blanco, é de Vélez el Rubio é de Cantoria, é de Cartabona é de Oria, é Xercos, é Albor, é Alxamecid, é Beniandala, é Benitarafa, é Atahelid, é Alardia, é Alhabia, é Benialguacil, é Benilibel, é Benzano, é Benimina, é Almánchez, é Cotobar, é Benicaglat, é Lixar, é Fines, é Lula, é Huesga, é de Orze, é Galera, é Castillaja é Bullar, é Benamaural. Los quales entregaron luego las fortalezas que había en estos lugares al Rey, é puso en ellas sus alcaydes: é dio seguro á los Moros que dexáron la tierra, para que fuesen á morar á las partes que quisiesen con todos sus bienes: é los que quedaron por Mudéxares en estos lugares, ficiéron juramento de ser buenos é leales vasallos, é siervos del Rey é de la Reyna, é de les pagar sus tributos, según los ficiéron los otros Moros que quedaron por Mudéxares en los otros lugares que se quedáron en los años pasados. Recibidos todos estos lugares que se entregaron, el Rey acordó de ir á la cibdad de Almería, para ver el asiento della, é si habría lugar esta año para la sitiar. É mandó al Marques de Caliz, é al Duque de Alburquerque, é al Adelantado de Murcia, que fuesen en la delantera, los quales llegaron á vista de la cibdad. E los Moros viéron aquella gente, recelando ser cercados, pensáron de excusar el asiento del real, é salieron de aquella cibdad á escaramuzar con las batallas que iban en la delantera. É después que el Rey llegó con toda la otra gente, porque vido que de aquella escaramuza, por ser entre las huertas de la cibdad, los Cristianos recebian daño, mandó cesar la escaramuza, é retraer toda la gente. É después que por todas partes vido el asiento de aquella cibdad, tornó con toda la hueste á poner real cerca del rio de Almeria, que es media legua de aquella cibdad. É otro día mudó su real, é fue para la cibdad de Baza donde esta el Rey viejo.

    BARTOLOMÉ CONTRERAS
    Investigador y documentalista

    TEXTO:

    CRONICA DE LOS SEÑORES LOS REYES CATÓLICOS. DE DON FERNANDO Y DOÑA ISABEL DE CASTILLA Y DE ARAGON, ESCRITA POR SU CRONISTA HERNANDO DEL PULGAR. AÑO MDCCLXXX

    CAPITULO XCVIII

    DE LO QUE EL REY É LA REYNA FICIÉRON EN LA CIUDAD DE MURCIA

  2. Me ha encantado leer la historia en boca de los que la hicieron. Muchas veces nos olvidamos de que en los archivos, como en los restos arqueológicos, es donde encontramos la verdad del pasado, más que en los libros de historia, que , con el tiempo , los reinterpretan .
    Muchas gracias a Manuel Caparrós por estos textos,
    y a Bartolomé Contreras por los suyos y por compartir ese pensamiento sufí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.