LOCALISMOS CON LA MARCA VERA

Profundizando en el estudio de nuestra peculiar forma de hablar, me viene a la memoria recordar que, oyendo Canal Sur Radio, un programa radiofónico suscitó mi interés por el tema objeto de lo que en él se debatía: la confección de un diccionario andaluz con palabras autóctonas de los pueblos de nuestra Comunidad. El programa, abierto a su participación, supuso que muchos radioyentes interviniesen en la tertulia tras su emisión. Ésta, amena por interesante, ante el cúmulo de llamadas, hizo que muchas de ellas quedaran fuera de onda por saturación. Así las cosas, tras una larga hora de intervenciones, los radioyentes, en el transcurso del coloquio, iban incorporando a ese diccionario andaluz vocablos y expresiones propias de su lugar de origen o procedencia, es decir, lo que para conocimiento del lector, lingüísticamente hablando, viene a llamarse localismo.

Picándome la curiosidad y siendo improbable la recepción de mi llamada, probé fortuna y, sorpresivamente, había sido retenida por momentos, según me comunicaron, para su inmediata entrada en onda. “Ipso facto”, valga el latinajo, el director del programa, tras preguntar por mi nombre, profesión y procedencia, me interrogó sobre mi aportación de vocablos al diccionario y, en mi contestación, en honor a la verdad, le dije los que de niño, con frecuencia, solía oír y eran habituales en el habla de Vera. Estos vocablos eran: paleta” por valla; nulo” por nublado; y perigallo” por escalera de madera abatible.

Al cabo de un tiempo, tras comentar este episodio que relato a mis amigos, e interesándose éstos si las palabras mencionadas habían sido incorporadas al diccionario, pude decirles que sólo y exclusivamente una gozaba de tal privilegio:”perigallo”.

Pues bien, metido en faena y recabando información al caso que me ocupa, ahora, cómo no, sí que puedo anexionar otras que forman parte del glosario de palabras relacionadas con nuestra población, cuales son: “melón de agua” por sandía; “melón de invierno” por, simplemente, melón; “cuajadera” por asado de carne o pescado; “miajica” por pequeña porción de algo; “brenca” por arista entre dos paredes; “regomello” por pesadumbre; “a norre” por sin límite; “solostrar” por soportar; “leja” por repisa o estante; “aburrición” por aburrimiento; “encontá” por en cuanto; “pa” por para; “a ca” por a casa de; “resollar” por silenciar, callar; “cascar” por charlar; “clisado” por atontado, dormido; “cargante” y “empalagoso” por pesado; “carlear” por jadear, asfixiar; “arregostar” por acostumbrar; “tumbo” por féretro, ataúd; “chambi” por helado en forma de “sándwich”; “postizas” por castañuelas; “peazo” por pedazo; “repullo” por susto; “faratute” por desmayo; y algunas que otras expresiones como “ojosol” por quemarse expuesto al sol; “a pajera abierta” por buffet libre; “cortar sin navaja” por pisar accidentalmente un excremento; “anda que te zurzan” por anda que te den…; “vaya azogue que tienes” por vaya nervios que tienes; “se te ve el plumero” por se te ve venir; “no me esquiles” por no me fastidies. Todos estos localismos, si la página web de referencia me lo permite, para gozo de mis amigos y mío propio, trataré de incorporarlos como vocablos de la marca Vera.

Por otra parte, ni que decir tiene que de todas las regiones de España, Andalucía se “lleva la palma” por su peculiar forma de hablar: seseo, ceceo, terminaciones de los participios pasados regulares de los verbos – ado, ido- por –“ao”, “ío-”, así como partes de la oración indebidamente pronunciadas,- todo por “to”, nada por “na”, etc. y un sinfín de etcéteras. En resumidas cuentas, somos muy particulares, muy nuestros y a estas singularidades propias, algunos, no todos, le llaman idioma; otros muchos, dialecto andaluz; y, pocos, malformaciones del castellano; pero, claro está, esto que digo es “harina de otro costal” y sería objeto de estudio y atención para la publicación de otro artículo.

Diego Morales Carmona
Diego Morales Carmona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.