ANTAS, MUNICIPIO INDEPENDIENTE A PARTIR DEL AÑO 1812

Se muestran fragmentos del artículo de José López Maldonado, experto en Heráldica, sobre uno de los municipios hermanos de Vera, Antas, y su formación como Municipio independiente -hermano por cercanía, por costumbres, por unirse ante los peligros y por genética-.

Muchos investigadores y curiosos nos preguntan sobre la fecha en la que el Municipio de Antas comenzó a ser independiente del de Vera. Siendo conscientes de la existencia del artículo de José López Maldonado, publicado en Revista Axarquía n.º 13 (año 2008), mostramos algunos fragmentos sobre el mismo, ya que es el que más datos y fuentes aporta, por el momento, recomendando a los lectores la lectura completa del texto.

Haciendo memoria de los avatares de los contornos de ese río Antas, debería saberse que en las inmediaciones del pueblo del Antas actual existió en la Edad del Bronce, y heredera de la cultura de Los Millares, un importante asentamiento poblacional y de los más destacados dentro de la Cultura del Argar, investigada por Luis Siret y por Franz Schubart, que cubrió los años de 2200 a 1550 a.C. Desde esa fecha hasta la llegada de los moriscos por su “expulsión cautelar” de la fortaleza de Vera en 1488 no hay fuentes escritas, epigráficas, ni señal del enclave en mapas o descripciones geográficas romanas o musulmanas sobre Antas, “lugar de paso” en latín (las actas capitulares de Lorca y de Murcia deberían haber anotado su existencia, como ocurre con la fortaleza de Vera o con la de Mojácar). Los arqueólogos sí han demostrado, por medio de restos de cerámica, de hierro, etc., que existieron allí asentamientos hasta la Edad Media inicial o Alta Edad Media, como ocurre en otros lugares del Levante.

En cualquier caso, y creo que sería inteligente y enriquecedor para los intelectuales de cada uno de los pueblos de esta Comarca, basarse en datos reales, tener una visión más amplia de los acontecimientos y argumentar que es evidente que, al igual que la cultura del Argar fue heredera de los Millares, también se pueda decir que la Baria y Bayra costera fueran herederas de esos asentamientos post argáricos. Y luego lo será la Vera del cerro en su nuevo asentamiento fortificado musulmán (la Vera vieja), como lo sería la nueva Antas respecto de esa Vera cristiana de 1488 (al margen de que, tanto Antas como la Vera Vieja conserven cerámicas romanas y premusulmanas). Creo que es preferible eso a seguir oyendo disquisiciones topólatras (apego desmedido al terruño, en palabras de Ortega y Gasset –La Redención de las Provincias-), para mantener una incomprensible rivalidad y que sólo ocasiona minar la concordia y aumentar la desunión entre los buenos vecinos de la comarca del Levante almeriense, uno de los males, como bien decía José Moreno Jorge, de esta Tierra.

Sobre la cuestión de los musulmanes de Antas nos remitimos a los estudios de Carmen Rodríguez Gertzwitz y a los estudios realizados por Valeriano Sánchez Ramos. Sobre éste último creemos interesante anotar que en una conferencia dada en Vera (convento de la Victoria, junio de 2017), demostró (tras estudiar todas las fuentes documentales posibles), mediante la exposición de un mapa elaborado por él sobre los focos de rebeldía surgidos antes, durante y después de la Rebelión de las Alpujarras, que en nuestra Comarca no hubo conflictos de importancia en la relación entre los cristianos y los moriscos. De hecho, antes de la anunciada llegada de Abén Humeya a Vera para cercarla, todos los moriscos de Antas y otros lugares cercanos entraron con sus ganados en la fortaleza de la Vera Nueva para defenderla junto a los cristianos viejos. Como explicación a tal fenómeno, no se me ocurre pensar en otra cosa que en el ambiente apacible que se vivía en estas tierras antes de la Rebelión, rota final y tristemente con la expulsión definitiva de muchos de esos cristianos nuevos.

A partir de esos momentos de repoblación cristiana, Antas queda constituida como un Lugar o alquería de Vera y empieza su largo camino (palabras de López Maldonado). Y la cuestión que nos interesa es saber cuándo se desgajó del Municipio de Vera para ser Municipio independiente.

José López Maldonado añade un párrafo del investigador Juan Grima Cervantes, refiriéndose a los vecinos de Antas para explicar la secesión de Vera: que quejosos como estaban los vecinos de los agravios que con ellos cometía la ciudad de Vera, estos solucionaron su problema en el primer cuarto del siglo XVIII cuando Antas deje de ser un lugar y se independice totalmente de Vera.

López Maldonado no acepta esta explicación1 y propone situar esta decisión en el primer tercio del siglo XIX:

(…) visto esto, nos podemos imaginar que los vecinos de Antas se acogieron al Decreto CLXIII de 23 de mayo de 1812 sobre la formación de Ayuntamientos Constitucionales de elección popular:

La Regencia del Reyno se ha servido dirigirme el decreto que sigue:

DON FERNANDO VII por la Gracia de Dios […] SABED: Que las Cortes han decretado lo siguiente:

A las Cortes generales y extraordinarias convencidas que […] se establezcan Ayuntamientos con la mayor brevedad en aquellos pueblos que no habiéndolos tenido hasta aquí, conviene que los tengan en adelante […] decretan:

1ª.- Cualquiera pueblo que no tenga ayuntamiento y cuya población considere que debe tener ayuntamiento, lo hará presente a la Diputación de mi almas y que por sus particulares circunstancias de agricultura, industria o Provincia, para que en virtud de su informe se provea lo conveniente por el gobierno.

2ª.- […] y así hasta llegar al punto número trece, donde concluye este decreto”.

A este decreto de las Cortes se debió [de] acoger Antas, para desgajarse y emanciparse de Vera, pero con la llegada del Trienio Liberal, de Riego, las cosas cambian y es entonces, en enero de 1823, cuando Vere hace todo lo posible por volver a mantener su antiguo alfoz y para ello reúne y envía a la Diputación Provincial su alegación de que Antas siempre ha sido una alquería de Vera y para ello extrae de su archivo de Reserva el legajo que en 1618 confirma que Vera limita al Oeste con Mojácar (no existe como municipio Garrucha) y con los Señoríos de Bédar, Sorbas y Lubrín al Noroeste y Norte respectivamente, y no con Antas, ya que está incluida en su término jurisdiccional y parroquial.

Debemos suponer, a falta de mayor y mejor información y visto que en 1845 tenía Ayuntamiento propio, que la Diputación Provincial falló a favor de ésta o bien porque el trasiego de alegaciones llegasen al término del Trienio Liberal y al volver las aguas a su revuelto cauce las alegaciones de Vera quedasen paradas.

Resuelta la duda inicial sobre la fecha aproximada de la creación del Municipio de Antas es evidente que quedan por responder muchas preguntas, que dejo apartadas hasta oportunidades más propicias, traídas, claro está de los propios documentos conservados.

—————

1 Yo tampoco, pues la realidad documental con la que me encuentro todos los días en el Archivo Municipal de Vera nos ofrece mucha complejidad (empezando por distinguir, por ejemplo, entre los intereses de las clases populares o las más adineradas), máxime cuando, de hecho, la aplicación de la Justicia se realizaba desde Vera, garante de los derechos de todos los vecinos de su territorio jurisdiccional, al margen de los posibles privilegios de cada clase social, encontradas en cualquier Municipio español, dicho sea de paso…

[Fotografías cedidas por Enrique Fernández Bolea. Portfolio de 1910, aprox.]

26-07-2017

Manuel Caparrós Perales

Archivo Municipal de Vera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *